Queridos miembros de la junta de Gobierno, escuadristas, socios de la hermandad y simpatizantes de la fiesta del primer Viernes de Mayo.

Parece que fue ayer y nos remontamos al año 1984 cuando entro a formar parte de la Junta Directiva del primer Viernes de Mayo con Lorenzo Echeto como Presidente y realizando las labores de tesorero durante seis años. Después pasaría a ocupar el cargo de Vicepresidente, cargo que continuaría en el año 1995 con la entrada de José Luis Castán a la Presidencia de la Hermandad, hasta que en el año 2002 paso a ocupar el cargo de Presidente. Treinta y cuatro años, más de la mitad de mi vida dedicado a la hermandad.

Mucho ha cambiado la fiesta desde entonces, en participación en vistosidad, en presencia, en representación, etc y todo esto ha sido debido al trabajo altruista de muchas personas que han dedicado mucho tiempo a la organización de la fiesta para que hoy día sea un referente en nuestra ciudad Jaca y en nuestra comunidad de Aragón.

Pero todo tiene un final. Al finalizar la fiesta del año 2017 el tesorero Salva me manifestaba sus problemas para poder continuar su labor en la Hermandad debido al gran aumento de volumen en su trabajo, que no le dejaba el tiempo necesario para desarrollar su cometido como a él le gustaba y que una vez presentadas todas las cuentas del año 2017 tenía la intención de dejar la Hermandad. Llegó el mes de Noviembre y nos reunimos la Junta Directiva y a la decisión del tesorero Salva, se unía la del vicepresidente Miguel Carasol que manifestaba el haber cumplido una etapa como miembro de la Junta Directiva y que tampoco quería continuar. Aún así como Presidente les animé a tomar las riendas de la fiesta como verdaderos conocedores de la misma, pero manifestaron que la decisión estaba tomada. Fue entonces cuando aprovechando que este año 2018 uno de los puntos en la Asamblea General en cumplimiento de estatutos al haber cumplido cuatro años, era la renovación de cargos, creí que después de 34 años dentro de la Junta Directiva de la Hermandad en diferentes cargos, era el momento de dejar paso a otras personas y no presentarme a la reelección a la presidencia de la Junta Directiva de la Hermandad.

Tras esta decisión en la primera reunión del mes de enero con la Junta de Gobierno se les comunicó la decisión que había adoptado la Junta Directiva de no presentarse a la renovación de cargos en la siguiente Asamblea y se animó a los presentes a que dieren un paso adelante para llevar a cabo la dirección de la Hermandad, ya que todos los miembros de la Junta de Gobierno llevan el tiempo suficiente en la fiesta como para ser conocedores de la misma y  por lo tanto seguir el trabajo que se ha venido realizando y a ser posible mejorarlo,

El día 19 de Abril es la Asamblea General de la hermandad y para entonces habrá que haber presentado con diez días de antelación y siempre en cumplimiento de los estatutos la candidatura o candidaturas a la nueva Junta Directiva de la hermandad, a la que desde aquí ofrezco todo mi apoyo y consideración.

Muchos han sido los años de dedicación, muchos desvelos para llevar la fiesta adelante, pero me voy con el buen sabor de haber cumplido los objetivos iniciales con creces y de dejar la fiesta en un momento muy importante. He conocido gente, he ganado amigos, he trabajado con personas que sienten pasión por la fiesta, y en definitiva este es el gran activo que me llevo de tantos años de dedicación.

Este año 2018, las campanas doblarán más fuerte que nunca, las descargas de labradores y artesanos sonarán tan al unísono que no sabremos decir si han ganado los unos u otros, la caballería lucirá mejor que nunca encima de sus caballos, el Cortejo redoblará sus tambores con tal fuerza que resonarán por dentro de una ciudad amurallada como si de un ejército se tratara viniendo en nuestra ayuda y el Conde Aznar erguido en su blanco corcel, volverá  a ser el gran protagonista de la fiesta como lo fue en el año 760 rodeado de un espectacular séquito.

Quiero dar las gracias a todos los que habéis compartido conmigo la ilusión por el Viernes de Mayo, porque ha sido muy fácil trabajar con vosotros para conseguir este gran objetivo, al Ayuntamiento, por su complicidad y por su apoyo para con la fiesta, a la ciudad de Jaca, por vivir con la intensidad que vive la fiesta y lo orgullosa que se siente de su Primer Viernes de Mayo.

Permitidme que las últimas líneas sean de agradecimiento para mi familia, sin ellos no hubiera sido posible; mi mujer Tere verdadero ejemplo de compromiso con la fiesta con mas de 50 años participando en la misma, Laureada de Honor, Abanderada de Artesanas, Abanderada de la Hermandad y sufridora mujer de presidente, que me inculcó la fiesta y mis dos hijos Patricia y David que se la inculcamos nosotros y que desde que no tenían ni un año vienen participando todos los años ininterrumpidamente de la fiesta.

Hasta siempre y ¡Viva el Primer Viernes de Mayo¡

 

FRANCISCO JOSE ARBUES VISUS

Presidente de la Hdad. Del Primer Viernes de Mayo

© 2014 Hermandad del Primer Viernes de Mayo.
Himatia Diseño
Siguenos: